Traficante si, terrorista no

Policiales 06 de noviembre de 2018 Por
Marcelo Fernando Pinheiro Veiga, alias “Marcelo Piloto”, se desmarcó del coche bomba hallado en Alto Paraná y calificó de “patrañas” las versiones sobre un intento de fuga de la Agrupación. Reconoció ser traficante pero aseguró no ser un terrorista.
marcelo-fernando-pinheiro-veiga-alias-marcelo-piloto-_764_573_1684390

El narcotraficante brasileño refirió ante la prensa –desde su lugar de reclusión– que todas las armas y drogas que poseía eran para la venta y que para ello contaba con un grupo de jóvenes de Río de Janeiro que lo visitaban, se encargaban de conseguir compradores y de cerrar tratos. 

“No estoy diciendo que sea inocente”, aclaró, pero expuso que no tiene relación alguna con el coche bomba hallado en el Este, que –según el Gobierno paraguayo– iba a ser utilizado en su escape de la Agrupación. Tildó esa versión de “patraña” y mencionó que era difícil salir de allí, por el nivel de custodia con que cuenta el sitio.

Explicó que decidió dar la conferencia a causa de una publicación en su país de origen en que se lo vincula al terrorismo, hecho por el cual “atormentaron” a su esposa. Aclaró que no es ningún terrorista. “Ser acusado de terrorista en Brasil puede acabar en muerte. El terrorismo no se perdona en Brasil”, mencionó.

“SOY TRAFICANTE, NO TERRORISTA”

En la conferencia Marcelo Piloto desafió a los investigadores a probar cualquier nexo con terroristas. “Desafío a las autoridades a probar que soy terrorista”, manifestó para luego adelantar su intención de hablar con la misma fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez.

Reafirmó que no tiene vínculo alguno con el coche bomba de Alto Paraná. “¿Un carro bomba que se hace en Ciudad del Este y se trae para explotar en Asunción?”, cuestionó tratando de restar credibilidad a la versión de que el mismo iba a ser utilizado para sacarlo de la Agrupación Especializada.

Insistió en que “la población paraguaya tiene que estar tranquila; no hay ningún atentado terrorista, no hay ningún coche bomba”. “Soy traficante, no terrorista; eso es macanada”, aseveró.

Por otra parte, negó que haya pisado suelo colombiano o boliviano “Nunca fui a Colombia ni Bolivia; compraba marihuana en Pedro Juan Caballero y vendía en Ciudad del Este”, señaló.

“ANDABA TRANQUILO EN PARAGUAY”

Por otra parte, Piloto mencionó que operaba en Paraguay tranquilamente, a tal punto que hasta hacía compras a su nombre. “Yo tenía armas y documentos para portación de armas; tenía autos comprados a mi nombre. Andaba tranquilo en Paraguay”, aseveró.

“SE PAGA CON MUERTE”

Ante la consulta si llegó a llegó a cometer asesinatos, confirmó que sí pero se negó a dar la cantidad de víctimas. “La traición se paga con muerte”, se limitó a señalar.

EXTORSIÓN POLICIAL EN CDE

También comentó que en 2015, cuando vivía en el kilómetro 7 de Ciudad del Este, fue secuestrado y extorsionado por un policía de apellido Ramírez, de Investigación de Delitos de Alto Paraná. Supuestamente, este uniformado le exigió la entrega de dos automóviles lujosos, para cuya transferencia fue llevado bajo amenazas a una escribanía, así como la suma de US$ 200.000, además de desembolsar mensualmente US$ 2.000.

También confesó que accedió a una cédula paraguaya original de contenido falso, con el nombre de Marco López Correa, y que esto era de pleno conocimiento de la Policía Federal Brasileña.

Marcelo "Piloto" fue detenido en diciembre de 2017 en nuestro país en cumplimiento de una orden de captura con fines de extradición. Es requerido en Brasil por una condena de 26 años por homicidio durante un asalto ocurrido en Río de Janeiro, en 1997.

Estuvo encarcelado hasta el año 2007, hasta que fue beneficiado con salidas transitorias, que aprovechó para escapar. Tiene pendiente compurgar 15 años de cárcel