Concejales rompen la pared para evitar a la ciudadanía

Política 09 de octubre de 2018 Por
Siete concejales de la ciudad de Mallorquín tuvieron que abrir un boquete en la pared de la Junta Municipal de modo a evitar los escraches de ciudadanos que se autoconvocaron a la espera del tratamiento del pedido de intervención de la administración de Mario Noguera.
concejales

Siete concejales evitaron que prospere el pedido de intervención a la gestión del intendente de Juan León Mallorquín, Mario Noguera (PLRA). Ciudadanos repudiaron el “blanqueamiento”, sitiaron la Junta y los ediles debieron hacer un boquete para huir.

Anoche se trató el pedido de intervención del cuestionado intendente liberal Mario Noguera. Siete votaron en contra de la intervención y cinco a favor. De esta manera, los ediles aliancistas salvaron al jefe comunal, cuya gestión presenta múltiples desprolijidades administrativas. 

Mientras en la sala de sesiones se realizaba la votación, afuera una gran cantidad de contribuyentes se manifestaba. Estos -tras enterarse de que los ediles Gustavo Benítez (PPQ), César López (FG), Alfonzo Olmedo (PLRA), Blas Acosta (ANR), Derlis Herrera, Alfredo Acosta y Néstor Cardozo, estos tres del Unace, votaron en contra del pedido de intervención- comenzaron a sitiar la Junta Municipal y los ediles tuvieron que huir por la zona trasera del palacete, para lo cual realizaron un boquete en la pared. 

Entretanto, votaron a favor del pedido de intervención los colorados Manuel Ortega Encina, Rubén Cabral, Adrián Cantero, Alba Ortiz y Ramón Ovelar. Según el pedido de intervención, ocho son los motivos que se cuestionan a Noguera, entre los cuales se destacan un préstamo de G. 1.000 millones del Banco Continental que no fue utilizado por la Intendencia, según informe de ejecución presupuestaria 2017.

También figura la permuta de un inmueble municipal por dos vehículos sin procedimiento de Contrataciones Públicas y sin contrato de cambio entre las partes. Además, los rodados no fueron inscriptos en el Registro del Automotor como bien municipal. Entre otros motivos, mencionan la adquisición irregular de un inmueble, la firma de un convenio de emprendimiento mixto y urbanización entre particulares y la municipalidad; la transferencia irregular de la cuenta de Fonacide a Cuenta Corriente de Royalties, entre otros.

Los siete ediles aliancistas, a más de archivar el pedido de transparencia de la cuestionada gestión municipal, destruyeron un bien municipal al hacer un enorme boquete para poder huir de la ciudadanía que repudiaba su apoyo al intendente Noguera.

La presión ciudadana ha forzado a que varias Juntas Municipales pidan la intervención de cuestionadas gestiones municipales. Uno de los casos más sonados es el de Sandra McLeod de Zacarías, de Ciudad del Este. También se dio otro caso en la ciudad de Limpio, cuyo intendente es Carlos Palacios. Ambos jefes comunales son colorados cartistas. 


Fuente: ABC Color