Después de OGD irán por Zacarías

Nacionales 31 de agosto de 2018 Por
Se ha llegado muy lejos, traspasando todas las barreras. La impunidad ha servido de “muralla” para que muchos políticos, empresarios y autoridades utilicen a esta noble nación guaraní para perpetrar sus fechorías. La vergüenza se ha perdido, y aquí en la capital del décimo departamento tenemos un claro ejemplo, el clan Zacarías, que desde el 2001 viene dilapidando los recursos públicos sin pudor alguno.
C-Javier-Zacarías

La Comisión Escrache Ciudadano, una vez que renuncie o pierda su investidura el polémico y cuestionado senador Óscar González Daher, irá por Javier Zacarías Irún y esposa, Sandra McLeod, contra quienes un grupo de ciudadanos se volvió a manifestarse el sábado a la noche, frente a su residencia, en el kilómetro 3 y medio de Ciudad del Este.

La corrupción que aprisionó al país es el principal motivo de la movilización ciudadana, que clama castigo a los facinerosos y transparencia en la gestión pública a las autoridades. El pueblo paraguayo de bien considera que es este mal endémico que se apoderó de la gente es un verdadero “cáncer” que corroe todo el tejido social y debe ser extirpado a como dé lugar, para recuperar de esa manera la dignidad y la confianza de quienes nos representan.

Se ha llegado muy lejos, traspasando todas las barreras. La impunidad ha servido de “muralla” para que muchos políticos, empresarios y autoridades utilicen a esta noble nación guaraní para perpetrar sus fechorías. La vergüenza se ha perdido, y aquí en la capital del décimo departamento tenemos un claro ejemplo, el clan Zacarías, que desde el 2001 viene dilapidando los recursos públicos sin pudor alguno.

Y lo peor de todo eso, ha tenido la complicidad de los sucesivos gobiernos de turno, que se institucionalizó con la gestión de Horacio Cartes, que le otorgó a este grupo político “licencia” para robar y saquear los genuinos recursos del pueblo. Las instituciones o organismos encargados de investigar los hechos de corrupción nunca lo hicieron. Al contrario, le otorgaron al clan Zacarías protección y grosera impunidad.

Hoy en el ojo de la tormenta aparece en primera línea Óscar González Daher, como cabeza visible de la imperante corrupción que sacude a esta república. Sin embargo, si llegase a saltar a la luz pública las fechorías de 17 años de robo de Javier Zacarías Irún y sus cómplices, el senador luqueño sería una gota en el océano frente a este perverso clan esteño.

El gobierno de Mario Abdo Benítez debe demostrar firmeza para castigar a los corruptos y tratar de esa manera de devolver la confianza a la ciudadanía, que está totalmente decepcionada de sus autoridades. El Paraguay ha tocado fondo en término de corrupción, y para combatir este mal debe haber una firme voluntad política de la nueva administración, liderada por Marito. De lo contrario, se seguirá padeciendo de la misma  enfermedad.

Por su lado, la valiente ciudadanía deberá continuar movilizándose en procura de que las autoridades en general tomen conciencia y responsabilidad de los graves problemas que padece el país, cuyo foco principal apunta a la corrupción. El gobierno de Marito debe apuntar a eso, a fin de recuperar la confianza, que permita atraer inversiones extranjeras, que necesariamente generará gran desarrollo económico y social para el Paraguay.

FUENTE - PRIMERA PLANA

 

Pero para lograr estos objetivos se debe comenzar a limpiar la república de facinerosos y mafiosos, que tanto daño vienen causando en todos los órdenes al país. Hoy la lucha se focaliza contra el ultraje y el asqueroso despojo contra el patrimonio público, que tiene actualmente como “emblema” a González Daher. Una vez derribada esta muralla, aparece en segunda línea Javier Zacarías, Víctor Bogado, entre otros impresentables de la contaminada fauna política nacional.