Abogado de sacerdote abusador: "Manipularon al chico para denunciar este hecho”

Nacionales 28 de agosto de 2018 Por
Según el abogado defensor del sacerdote Félix Miranda, acusado de haber abusado sexual a un menor de edad, existieron varias irregularidades a lo largo del proceso penal, entre ellas el cambio en la versión brindada por la víctima y la falta de un examen médico que compruebe la veracidad de la acusación.
regular_sacerdote.jpg

José Silva, representante legal del excura párroco de Edelira, en entrevista con la 970 AM habló sobre el caso en cuestión y sostuvo que desde un primer momento su defendido ya se puso a disposición de la justicia para que sea investigado.

Asimismo, indicó que se había solicitado un estudio victimológico al menor de manera a dilucidar lo ocurrido, cosa que finalmente no sucedió, además de ofrecer el teléfono celular del sacerdote para que sea peritado, propuesta que la Fiscalía habría rechazado.

Uno de los cuestionamientos del abogado defensor de Félix Miranda es el supuesto cambio en la versión inicial brindada por la víctima. Sobre este punto, dijo que en un principio el chico había manifestado que el abuso sexual se produjo después de su cumpleaños (en mayo de 2016) cuando él ya había cumplido 14 años, pero posteriormente volvió a declarar y aseguró que antes de eso también había sufrido otra vejación cuando aún tenía 13 años, modificando así su declaración.

Cuestionó al fiscal de la causa por haber acusado al sacerdote por abuso sexual siendo que, para ser configurado bajo esa carátula penal, la víctima debe ser menor de 13 años de edad y, en este caso, supuestamente el afectado ya había pasado a convertirse en adolescente.

Silva afirmó a la emisora radial que “no se ha evidenciado algún signo o síntoma de un evento traumático”, esto debido a que en los casos de abuso siempre quedan secuelas en la víctima y, en este en particular, los padres y allegados del menor no notaron una conducta diferente en él.

“El padre (Félix Miranda) nunca dejó de proclamarse inocente, en este caso no hay ninguna prueba concreta y real que pueda generar la certeza positiva. La versión del niño debe ponderarse con las demás pruebas, cosa que no se hizo”, refirió el abogado.

El mismo reafirmó la versión de que no hubo coito entre el excura párroco y el niño, aunque sí mencionó que la víctima había hablado de un supuesto “manoseo”, cosa que también desmintió durante la entrevista. “No se demostró dónde ni cuándo ocurrió, nunca pudieron precisar el día, hora y lugar, hay una indeterminación temporal”, acotó.

No hubo ningún examen médico, ni un estudio victimológico, ni tampoco un interrogatorio a través de la Cámara Gesell para determinar que hubo un evento traumático -según Silva-, lo cual impide demostrar la culpabilidad de su defendido.

A su criterio, existe una “animadversión” y un “resentimiento” por parte de la madre del chico y los otros dos testigos que acompañaron desde un principio la denuncia de abuso sexual. “La señora manipuló a su hijo para denunciar este hecho”, expresó.

 

“Si él (sacerdote acusado) es responsable tiene que pagar, no me puedo oponer a eso, pero se tiene que determinar su responsabilidad, pero así nomás no se puede. Eso tiene que tener sustento y acreditarse con una prueba que sea relevante”, puntualizó.