Javier Díaz Verón se entrega a la Justicia

Política 24 de agosto de 2018 Por
Este viernes se determinará si quedará con prisión preventiva o si será beneficiado con medidas alternativas.
0006876356

El ex fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, se entregó este viernes a la Justicia, en el día de su audiencia de imposición de medidas. Lo mismo hizo su esposa el martes pasado.
El ex titular del Ministerio Público, Javier Díaz Verón, se presentó en el Departamento contra Delitos Económicos y Financieros de la Policía Nacional poco después de las 06.00 de este viernes.
Allí quedó detenido y puesto a disposición del Ministerio Público, según confirmó el comisario Eladio Sanabria en comunicación con Telefuturo.

Este viernes se determinará si quedará con prisión preventiva o si será beneficiado con medidas alternativas.

Díaz Verón está procesado por enriquecimiento ilícito y se encontraba con paradero desconocido hasta la fecha. Su esposa, María Selva Morínigo, está imputada por lavado de dinero y desde el martes permanece en la cárcel del Buen Pastor. 

Para el Ministerio Público, la pareja no opudo respaldar con documentos los ingresos de G. 3.764.317.044.

La esposa no pudo justificar el origen de unos G. 991.548.265, monto que data de los años 2013, 2014 y 2016. Además, durante el período 2013- 2017, la mujer depositó en el sistema financiero G. 1.625.674.188, suma que superaría los ingresos legales.

En el caso de Díaz Verón, la Fiscalía detectó un ingreso de G. 1.147.058.591 que no provendría de fuentes legítimas. Los hijos de la pareja, Alejandro y Yerutí Díaz Morínigo, también podrían ser imputados.

Ambos fueron imputados y tenían orden de detención desde hace casi dos semanas y desde entonces permanecieron con paradero desconocido. Finalmente se presentaron el mismo día de su audiencia de imposición de medidas para evitar que el Juzgado los declare en rebeldía y pida su captura internacional.

El Ministerio Público primeramente pidió la prisión preventiva para Morínigo, quien se entregó el martes y el juez José Agustín Delmás resolvió enviarla al Buen Pastor. Luego, la Fiscalía se allanó al pedido de arresto domiciliario de la defensa, que alega que la detenida tiene una hija con discapacidad que requiere de cuidados especiales